El Amazonas nace en el rio Mantaro.

andares
En el colegio nos enseñaron que el río Amazonas nace en la confluencia del Marañón y del Ucayali, frente al poblado de Nauta, en Loreto.

Este detalle lo hacía el segundo río más largo del mundo –después del Nilo–, pero por sobre todo los peruanos teníamos que conformarnos co n el orgullo de tener el río más caudaloso del mundo.

Las cosas cambiaron a mediados de los años ’80 del siglo pasado, cuando una expedición polaca liderada por Piotr Chmielinski y JoeKane, miembros de la Amazon Kayak, determinaron el origen del Amazonas en las faldas del nevado Mismi (río Apurímac) en Arequipa. Años después, otro polaco, el periodista Jacek Palkiewicz, determinó en 1996 que el Amazonas nace en un puquio de la quebrada Apacheta, ubicado sobre los 5 mil metros de altura en las faldas del nevado Quehuisha, en la provincia de Caylloma, también en Arequipa.

Su hipótesis, avalada por la Sociedad Geográfica de Lima, se basa en las fotografías tomadas desde el satélite Kompsat-2. Hoy existe una placa para indicar el nacimiento del río más caudaloso del mundo, donde se indica que el Amazonas tendría 7.062 kilómetros de extensión.

Pero el experto kayakista James “Rocky” Contos, fundador de la organización SierraRíos (www.sierrarios.ong) puso en tela de juicio esta última afirmación cuando empezaron sus expediciones por los ríos peruanos y luego de comprobar, a través de Google Earth, que la naciente estaba muy cerca del lago Chinchaycoha –también conocido como Lago Junín– justo donde nace el río Mantaro. Más precisamente, Contos sostiene que el Amazonas nace muy cerca del célebre Bosque de Piedras de Huayllay, en Departamento de Pasco, frontera con Lima.

“Yo buscaba ríos en los Andes para proteger y remar en kayak. Medí distancias de muchos ríos y descubrí que el cauce del Mantaro es más largo que el Apurímac. Lamentablemente, el Mantaro es un río muy contaminado y está represado”, sostiene “Rocky” Contos durante su corta estadía en Lima la semana pasada.

Según Contos, el río Mantaro es 75 kilómetros más largo en distancia que el río Apurímac hasta su confluencia. Los kilómetros extras pueden hacer del Amazonas no solo el más caudaloso sino también el más largo del mundo. “Navegar por el Amazonas es equivalente a escalar el Everest”, agrega.

Su hallazgo fue publicado en la última edición de Area, la revista de la Royal Geographical Society, de Londres.

Contos recuerda que estaba planeando una expedición al Perú, desde diciembre 2011 hasta abril 2012 “cuando hice el hallazgo del Mantaro (en febrero 2012). Luego cambié mis planes para hacer un recorrido completo del Mantaro, y también el Apurímac. Conseguí suficiente plata y navegué hasta la desembocadura en el Atlántico. En total, pasé seis meses en el Perú y Brasil. Pero también recorrí todo el río Marañon y el Urubamba. De todos estos ríos, el Marañón es el más precioso y debe de ser conservado. En el Perú hay muchas maneras de generar electricidad. La construcción de represas en el Marañón sería una catástrofe”.

Contos reconoce que hay muchas maneras de medir la longitud de un río, así que optó por utilizar toda la metodología de punta.

“En primer lugar utilicé mapas topográficos tradicionales con una digitalización que mostró claramente que el Mantaro es más largo que el Apurímac”–revela Contos– “luego empleamos métodos más sofisticados, como el modelo digital de elevación hidrológica, imágenes de satélite, y GPS tracking con las herramientas de análisis de software SIG.”

Según los expertos, rastrear las imágenes satelitales de alta resolución es uno de los métodos más precisos para medir la longitud del río, y eso fue incorporado en la metodología de Contos.

También usó el método de localización por GPS de los ríos. “Para conseguir la longitud medido directo por GPS, hice jornadas de caminatas desde las cumbres de origen hasta donde el río puede ser navegado, luego remando en un el resto del río con un GPS a bordo. Debido de los rápidos peligrosos de clase V en los ríos Mantaro y Apurímac, solamente expertos del canotaje se pueden realizar tales recorridos –o personas guiadas por expertos”, sostiene Contos.

La hazaña también mereció un amplio informe escrito por Jeff Moag, editor de la célebre revista Canoe& Kayak, donde se resalta una controversia sobre el primer descenso del río de su naciente en el lago Junín: el expedicionario West Hansen también realizó una expedición en agosto 2012 y completó un descenso del río Mantaro hasta el mar, con los auspicios de la NationalGeographicSociety.

Al respecto Contos reconoce que junto con Hansen iban a realizar la expedición, pero surgieron problemas. Contos, quién se realizó su expedición meses antes que Hansen, enfatiza en que “la expedición de Hansen es la segunda después de la mía”.

Más allá de la controversia, lo cierto es que son dos experimentados viajeros, amparados por instituciones científicas de prestigio y utilizando la metodología de punta amparada en el recorrido en kayak, las que sostienen que el Amazonas nace muy cerca del lago Chinchaycocha, en los nevados de una cordillera ubicada entre cerro de Pasco y Lima.

Libro. Contos tiene listo el libro Primer Descenso al Amazonas/La verdadera fuente del río y el primer descenso en kayak.

Descubridor. Desde que Francisco de Orellana descubrió y bautizó al Amazonas en 1540, se han realizado muchas expediciones. Algunas terminaron con naufragios o desaparecieron por los ataques de los nativos”.Ud que opina?

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s