Esta un poco dificil este caso.

 

Uruguay se encuentra en una situación impensable para muchos: Philip Morris ha logrado sacarle ventaja en un juicio planteado por la tabacalera en el 2010, cuando el Gobierno de Montevideo implementó una ambiciosa ley anti tabaco, pionera en América Latina.

Ahora el presidente José Mujica pedirá ayuda a su homólogo estadounidense, Barack Obama, para salir de un entuerto jurídico que podría costarle a la pequeña economía local 2.000 millones de dólares, además de parte de su credibilidad en materia de inversiones .

Philip Morris, propietario de las marcas Marlboro y L&M, consiguió que los jueces del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias sobre Inversiones (CIADI), dependiente del Banco Mundial, aceptara sus argumentos, según los cuales Uruguay incumplió el tratado de inversiones que había firmado con Suiza en 1988. La sede de la tabacalera está en Lausana.

Los abogados de las multinacional presentaron la legislación anti tabaco uruguaya como una violación de la propiedad intelectual, argumento que inesperadamente el CIADI aceptó en julio del 2013, algo sin precedentes en la justicia internacional.

Philip Morris considera que la decisión uruguaya de que el 80% de las cajetillas de tabaco lleven mensajes de advertencia atenta contra la visibilidad de su marca. El Gobierno de Montevideo además exigió que hubiera una única presentación por venta para que los consumidores no piensen que una variedad es menos dañina que otra. De este modo Philip Morris tuvo que sacar del mercado siete de sus doce productos, los denominados “Blue”, “Gold”, “Green” o “Ligth”, entre otros. La empresa asimila la ley uruguaya a una expropiación de una inversión de origen suizo.

El ex presidente Tabaré Vázquez, cancerólogo y precursor de la reforma legislativa, ya había advertido en 2010 que la tabacalera “no ahorrará recursos para lograr su objetivo”. Vázquez, favorito de cara a las presidenciales de este año, denunció entonces que el objetivo de la empresa era “darle un escarmiento a Uruguay e intimidar a otros países que sigan su rumbo”.

En estos años de audiencias Uruguay ha recibido el apoyo del gobierno de Suiza, de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de las ONGs de lucha contra el tabaco, varias de ellas estadounidenses.

Este martes las dos cancillerías anunciaron en Montevideo que uno de los temas que tratarán Mujica y Obama el próximo 12 de mayo en la Casa Blanca será la salida al contencioso.

El Gobierno de Uruguay calcula que el contencioso se prolongará por tres años más y ha decidido cambiar de estrategia. Relevará al equipo de abogados especializados que lo representaban hasta ahora y tratará de reunir un equipo de especialistas que incluya primeras figuras de organismos internacionales de salud.

En este contexto, el apoyo de Obama sería de gran interés para el pequeño país latinoamericano, decidido a construir un lobby (grupo de presión) internacional a favor de su causa.

Una causa en el que Uruguay tiene un solo argumento: la protección de la salud de sus ciudadanos. Según datos oficiales en el 2013 se detectó un retroceso del 10% del consumo de tabaco estudiado en un periodo de cinco años. De todos modos, 13 personas mueren cada día en Uruguay a causa de los cigarrillos.

David contra Goliat

Philip Morris, propietaria de las marcas Marlboro y L&M, es la tabacalera más importante a nivel internacional con ventas en 180 países. La marca explica en su sitio Internet que su objetivo es “generar grandes beneficios para nuestros accionistas, ofrecer productos innovadores de alta calidad a los fumadores adultos y reducir el daño causado por los productos del tabaco.”
Con más de 87.000 empleados en todo el mundo, Philip Morris obtuvo en 2012 beneficios netos por valor de 77.393 millones de dólares, con un incremento del 1,4% en relación a 2011.
Con algo más de 3,3 millones de habitantes, Uruguay es un país agroexportador con un importante sector turístico. En el 2012 su Producto Interior Bruto (PIB) fue de 49.920 millones de dólares, según datos del Banco Mundial.
Está considerado como uno de los Estados más avanzados de la región. La esperanza de vida es de 77 años y según fuentes del Ministerio de Salud, el 20% de la población es consumidora de tabaco.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s