Cifras de la Pobresa en el Peru. (Gustavo Mohme)

 

Resultados alentadores y desafiantesSegún las cifras que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), la pobreza en el Perú disminuyó en 1,9%, pasando de 25,8% en el 2012 a 23,9%. De acuerdo con esos datos que contiene el informe “Evolución de la Pobreza Monetaria 2009-2013”, casi medio millón de peruanos dejaron ser pobres.
La pobreza monetaria es uno de los métodos usados en el país para la medición de la pobreza y se refiere a la insuficiencia de recursos monetarios para adquirir una canasta básica de consumo socialmente aceptado, trazado como una “línea de pobreza”. De acuerdo con los parámetros de esa canasta se afirma que un hogar es pobre cuando su gasto per cápita es inferior a una línea de pobreza y que es pobre extremo cuando su gasto per cápita es inferior a una línea de pobreza extrema.
Ciertamente existen otros métodos de medición de la pobreza, especialmente el de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), el método de medición integrado y el Índice de Desarrollo Humano (IDH) que los estudios presumen más certeros que el de pobreza monetaria. Sin embargo, es destacable que en el uso de ese método y de los otros, el país reduzca la pobreza es un plazo históricamente significativo. Es preciso recordar que cuando Alberto Fujimori fue desalojado del poder dejó el 54,8% de pobres y al Perú en el puesto 85 en el ranking mundial de desarrollo humano.
Los datos recientes indican una rebaja de la pobreza y ya parece lejano el año en que más de la mitad de peruanos vivían bajo la línea de pobreza y uno de cada cuatro en pobreza extrema. Rebajar más de 30 puntos de pobreza en 12 años de democracia es un logro que no puede ser obviado o subestimado.
Las críticas, sin embargo, se orientan a la descomposición de los totales. El reciente reporte indica como los anteriores que el país rural alcanza 48% de pobreza y que allí la rebaja de los indicadores es más lenta, a pesar de que en el último año la pobreza ha disminuido 5 puntos, desde el 53%. En la sierra rural este indicador es de 52,9%, en la selva rural de 42,6% en contraposición a Lima, donde la pobreza es de 12,8%.
La presentación triunfalista de este tipo de estudios no ayuda a fijarse en los desafíos. Por ejemplo, en el reciente informe se puede observar un grupo de regiones donde la tarea fue bien hecha y la pobreza disminuyó por encima del promedio nacional, como en Apurímac donde cayó 12,7%, Huánuco (4,8%), Loreto (4,4%) y Junín (4,2%), entre otros. En cambio en otro grupo de regiones la pobreza ha aumentado, como en Pasco (4,7%), Amazonas (2,8%), entre otros.
Con los datos a la mano es preciso evaluar las políticas públicas para incidir en los indicadores desafiantes, recordando que 4,7% de peruanos viven en pobreza extrema. Ellos aparecen con facilidad en el caso del Perú rural, especialmente en la sierra y selva rurales y en algunas regiones que deben ser estimuladas con programas sociales más activos y de cobertura más ambiciosa, e inversión pública y privada para la generación de empleo. De acuerdo con las experiencias universales, conforme a los países emergentes se acercan descendentemente al 20% de pobreza la rebaja de cada punto de pobreza requiere de mayores esfuerzos del Estado y del mercado.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s