Comentario en la Republica por MVLL.

\

Noticias mixtas para Hillary Clinton en la encuesta NBC/Marist de esta semana en Iowa y New Hampshire. Los dos estados son considerados indicativos del clima electoral temprano en los EEUU. Si bien el 2016 está lejos, este tipo de sondeo puede ser importante para animar o desanimar candidaturas por el camino hacia la confrontación final.

Las buenas noticias: Clinton tiene más de 90% de favorabilidad entre los demócratas de ambos estados, lo cual prácticamente asegura su nominación si llega a decidirse por la candidatura de su partido. En la nominación que perdió la vez pasada estas encuestas tempranas la ubicaban en tercer lugar, con Barack Obama de puntero.

Las malas noticias: la ventaja de Clinton frente a los principales rivales republicanos en intención de voto es bastante corta. Incluso en el caso de Rand Paul hay un empate 45%-45%, y Chris Cristie pierde por un solo punto. Los encuestadores hacen notar que aquí Clinton puede estar ganando por ausencia de un claro líder entre los republicanos.

La situación de Clinton tiene que ser vista a la luz de varios fenómenos. Uno es que la aprobación de Obama ha venido cayendo, desde casi 75% en el 2009 a menos de 50% este año. Es inevitable, pues, un contagio del presidente demócrata a cualquier candidato de su partido. Más aun a una persona que ha sido su más prominente secretaria de Estado.

Otro factor es que si bien en el 2008 los EEUU estaban listos para un presidente afro-americano, todavía no ha pasado una sola mujer por la Casa Blanca. Es probable que el factor haya pesado en la nominación demócrata del 2008, aunque en las encuestas más de 90% opina este año que votaría por una mujer, “si ella estuviera calificada”. Cifra que ha venido subiendo.

Luego está el perfil tan fuertemente partidario de Clinton. El entusiasmo de los demócratas es un activo importante, pero puede restarle margen de maniobra entre los independientes, los indecisos y los republicanos desafectos de su propio partido. Incluso en New Hampshire los demócratas moderados pro-Clinton fueron menos de la mitad que los liberales.

Es cierto que muchas cosas pueden pasar de aquí a las próximas elecciones. Pero da la impresión de que la imagen de Clinton ya se está acercando bastante a su techo, mientras que a los republicanos todavía les falta ungir un mesías electoral de entre el pelotón de precandidatos. Además el efecto Obama todavía puede volverse un lastre más intenso.
Es poco probable que los demócratas encuentren un mejor candidato que Clinton. De modo que va a ser el partido, más que la persona, lo que será juzgado por el electorado en el 2016.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s