Hunala y su quinto gabinete.

 

El quinto presidente del Consejo de Ministros de Perú, René Cornejo, fue reemplazado la noche del martes luego de conocerse que su asesor principal promovía una campaña para desacreditar al congresista que investigaba a Cornejo por conflicto de interés mientras fue ministro de Vivienda en este Gobierno. Dos de los principales operadores políticos del partido en el poder ahora forman parte del Ejecutivo.

La ministra de Trabajo, la parlamentaria Ana Jara, juramentó como la nueva jefa del gabinete. La abogada es una de las dirigentes de Gana Perú –la alianza con la que Ollanta Humala llegó a la presidencia en 2011– más cercanas a la primera dama Nadine Heredia. El congresista Fredy Otárola, saliente presidente de la mesa directiva del Parlamento, asumió el ministerio de Trabajo. Otárola es miembro del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Nacionalista, la organización política que preside la primera dama y es parte de la alianza Gana Perú.

Cornejo era uno de los dos tecnócratas que quedaban del primer gabinete nombrado por Humala al asumir el Gobierno en julio de 2011: fue ministro de Vivienda hasta febrero de este año, cuando asumió como presidente del Consejo de Ministros.

El congresista Víctor Andrés García Belaunde presentó pruebas de que el primer ministro aún era accionista, director y apoderado en Helios, su empresa de consultoría
En marzo, el congresista Víctor Andrés García Belaunde presentó pruebas de que el primer ministro aún era accionista, director y apoderado en Helios, su empresa de consultoría, la cual había logrado contratos con el Estado entre julio de 2011 y octubre de 2012, es decir, cuando él ya formaba parte del Ejecutivo. Además, ejecutivas de la empresa del ministro fueron designadas en puestos de alta jerarquía en entidades públicas durante este Gobierno.

En mayo, el primer ministro compareció ante la Comisión de Fiscalización del Congreso para hacer su descargo a las acusaciones por conflicto de interés pero, días después, la bancada a la que pertenece García Belaúnde presentó ante el Congreso una acusación constitucional en su contra, por la presunta comisión de once delitos y una infracción constitucional ligada al caso Helios. La comisión de acusaciones constitucionales tiene pendiente evaluar la cuestión. El parlamentario también acusó al premier ante el ministerio público por asociación ilícita, patrocinio ilegal, negociación incompatible, aprovechamiento indebido del cargo, entre otros; lo mismo hizo el procurador anticorrupción Christian Salas. No obstante, desde entonces no hubo novedades acerca de la investigación fiscal.

“No es claro que el ministro haya caído por el caso Helios, pues desde que se abrió la investigación preliminar permaneció en el cargo, parece que la salida está provocada por la denuncia del domingo sobre la campaña del asesor de Cornejo”, comentó a EL PAÍS el exprocurador Julio Arbizú.

“El caso Helios daba para una salida (de Cornejo) más pronta, la clave está en que ha habido una cercanía bastante intensa del premier con los grupos empresariales”, explicó el abogado.

En declaraciones al diario El Comercio, Alfonso García Miró, presidente del principal gremio empresarial, la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep) lamentó el martes la renuncia del primer ministro.

La noche del domingo, el programa de televisión Cuarto Poder presentó -en audio y vídeo- una conversación entre Luis Zegarra, el asesor principal de Cornejo en la presidencia del Consejo de Ministros, y Carlos Franco, un extrabajador del ministerio de Vivienda. Zegarra le entregó dinero para que pudiera conseguir documentos que desprestigien públicamente al congresista García Belaunde. Zegarra era un antiguo hombre de confianza de Cornejo desde que ambos trabajaron en la década pasada en el organismo público ProInversión.

La tarde del martes circuló el rumor de la renuncia del ministro de Energía y Minas, Eleodoro Mayorga, otro funcionario que afronta investigaciones por conflicto de intereses desde que asumió en febrero, pero se mantuvo en el cargo.

En la organización con la que el mandatario llegó al poder, fundada en 2006, escasean los cuadros políticos
El 28 de julio el gobierno de Ollanta Humala cumple tres años, y de 60 ministros que han ocupado 19 ministerios, solo dos habían sido militantes del partido de gobierno: uno de ellos permaneció poco más de dos meses en funciones. En la organización con la que el mandatario llegó al poder, fundada en 2006, escasean los cuadros políticos. La congresista Jara, en el gabinete desde finales de 2011, es la ministra que con más frecuencia acompañaba las apariciones públicas de la primera dama y ha sido su principal defensora cuando la oposición cuestionó que Heredia usara los recursos públicos para ganar capital político o se entrometiera en decisiones de Estado.

El cambio en el gabinete ocurre en una semana en que los observadores políticos y parlamentarios -como el aprista Mauricio Mulder y congresistas del partido de gobierno- critican que Ana María Solórzano, la candidata para presidir la mesa directiva del Congreso a partir del sábado 26, es una operadora política de Nadine Heredia. En este panorama, el presidente Humala ha dicho el lunes que “las puertas están abiertas” para los parlamentarios de su partido que estén a disgusto, y las señales apuntan a una menor disposición al diálogo político.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s