Asi estan las cosas.

 

Desde el primer año de gobierno, el presidente Ollanta Humala ha visto partir a muchos de sus iniciales aliados. En el Congreso ha perdido once parlamentarios en total, pero en el Ejecutivo, con la salida de ministros y otros funcionarios, suma más bajas.
Los primeros en distanciarse del gobierno fueron los representantes de “La Gran Transformación”, plan de gobierno inicial del nacionalismo, muchos de ellos integrantes de Ciudadanos por el Cambio. El primer gabinete, encabezado por Salomón Lerner e integrado mayoritariamente por este sector, cayó oficialmente en diciembre del 2011, a menos de seis meses de iniciar funciones de manera oficial. Diez ministros salieron en aquel entonces.
Los conflictos sociales en diversas partes del país, entre ellos el surgido por el proyecto minero Conga, influyeron en gran medida en la renuncia de Lerner y la de su sucesor, Óscar Valdés, en julio del 2012. Este último descartó que la primera dama, Nadine Heredia, influyera en esta decisión.
A ellos siguieron Juan Jiménez, hoy representante del Perú en la OEA, y César Villanueva, quien se vio forzado a renunciar luego de que Heredia y el ministro de Economía, Luis Castilla, le “enmendaran la plana” en el tema del sueldo mínimo. La de René Cornejo, el último renunciante a la PCM, tuvo el impulso de los hoy conocidos como “cornejoleaks”.
El tema Conga desencadenó también la salida de parlamentarios. El primero fue Jorge Rimarachín, quien fue expulsado del Partido Nacionalista en marzo del 2012 por sus críticas al gobierno por este tema. En junio de ese mismo año se produjo además la renuncia del fallecido Javier Diez Canseco, Rosa Mavila, Verónika Mendoza y Rubén Coa a la bancada por diferencias en materia de conflictos sociales.
En julio de este año Amado Romero, Juan Pari, Justiniano Apaza, Esther Saavedra, Claudia Coari y Natalie Condori oficializaron su salida de la bancada nacionalista por razones “de carácter político y de conciencia”, sin embargo el detonante habría sido la presunta injerencia de Heredia en la elección del candidato oficialista a la presidencia del Congreso. A ello siguió la renuncia de Jaime Delgado, alegando también cuestiones programáticas.
Para el analista político Víctor Andrés Ponce, el manejo autoritario de la bancada oficialista por parte de la primera dama sería la principal causa por la que sus parlamentarios han terminado “abandonando el barco”.
Así, cuando cae la popularidad de la pareja presidencial, y en particular de Heredia, su manejo de la situación resulta “insoportable” para quienes llegaron al Parlamento como nacionalistas y hoy son parte de la oposición.
“Efectivamente hay diferencias ideológicas y programáticas entre los (congresistas) que se han ido y los que se quedan, pero hay que recordar que estos once parlamentarios que en total se han ido son los que acaban de votar por el paquete de reactivación del ministro Castilla”, dijo Ponce.
Hoy, que el oficialismo es una minoría en el Parlamento, dependerá cada vez más de sus aliados políticos, sostuvo el analista político. “Ahora tendrá que negociar con la oposición punto por punto, y eso va a afectar de alguna manera la gobernabilidad”, agregó.

“Congresistas de provincia ya no aguantaron”
En opinión del analista político Agustín Figueroa, la injerencia de la primera dama y presidenta del Partido Nacionalista Peruano, Nadine Heredia, es la que ha terminado perjudicando a su bancada congresal, lo que ha quedado evidenciado con el último éxodo de parlamentarios.
“A este segundo grupo que se ha ido le impusieron la candidatura a la presidencia del Congreso, de la señora (Ana) Solórzano, y tanto ella como la premier Ana Jara son personas que obedecen a Nadine Heredia, así que ella tiene el control del Congreso, del primer ministro, tiene la Sunat, y tiene a su primo en la Fiscalía de la Nación”, sostuvo.
Consideró por ello que no hay nada programático relacionado con la salida de estos siete congresistas, ya que se trata en su mayoría de representantes de provincia “muy radicales, y ahora que el gobierno ha girado a la derecha seguramente tenían enfrentamientos y permanecieron aguantando imposiciones, pero esta última (la de Solórzano) ya no la permitieron”.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s