Argentina.

 

Leonardo Mindez
Llegó el día más importante de la gira que la trajo a la Presidenta a esta ciudad. Cristina Kirchner permaneció ayer en su habitación del piso 47 del Hotel Mandarin Oriental sin ninguna actividad oficial, “preparando sus discursos” para hoy, según informó escuetamente su equipo de prensa.

Como es tradición, la Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, abrirá a las 10 de la mañana (hora de Buenos Aires) el debate de la Asamblea General de las Naciones Unidas. De acuerdo al orden del día, Cristina será la 16° jefe de Estado en tomar la palabra, pasado el mediodía, y después del presidente de Indonesia. Nadie duda de que el tema central de su alocución será la batalla judicial contra los fondos buitre, asunto en el que recibió en los últimos días el apoyo personal del Papa Francisco, el sindicalismo internacional y el magnate George Soros, otro especulador financiero de alto vuelo que podría considerarse “buitre” según el evangelio oficial pero que en este caso viene jugando a favor de la posición argentina.

Hace dos semanas, Argentina consiguió el voto favorable de 124 países para que las Naciones Unidas trabajen en la redacción de un nuevo marco legal para la reestructuración de deudas soberanas. Incluso este lunes, el propio secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, le manifestó a la Presidenta la importancia de que haya “un debate en profundidad” al respecto.

También se espera que Cristina aproveche su turno para hacer referencia a otros dos temas que no suelen faltar en sus discursos en la ONU: las negociaciones con Irán para juzgar a los sospechosos de participar en el atentado a la AMIA y la disputa con el Reino Unido por la soberanía de Malvinas.

Minutos después, la Presidenta participará del habitual almuerzo que ofrece el secretario general a los mandatarios que visitan Nueva York y a las 16 (hora de Argentina) ingresará a la reunión especial del Consejo de Seguridad convocada por Barack Obama para solicitar colaboración en el bloqueo de los movimientos económicos y la intercepción de los integrantes del grupo terrorista Estado Islámico (conocido como ISIS, por sus siglas en inglés).

El encuentro, en el que Argentina participa por tener una de las diez sillas rotativas del Consejo hasta fin de año, despierta aún mayor expectativa por dos acontecimientos de los últimos días: la revelación hecha por la Presidenta el sábado de que habría recibido amenazas a su vida de parte de ISIS y la acusación que había hecho horas antes a la Embajada de EE.UU. en Buenos Aires de participar de una suerte de complot junto a los buitres, una línea aérea estadounidense, medios y periodistas argentinos para “esmerilar” a su gobierno. Cristina estará cerca de Obama en el almuerzo y luego en la reunión del Consejo.

¿Hablarán algo al respecto?

Ayer, con la Presidenta recluida en su hotel, el resto de la comitiva se dispersó por Nueva York. Los camporistas junto al resto de los dirigentes jóvenes participaron de una charla con estudiantes en la que se prohibió el acceso a la prensa (ver página 13) y por la tarde se reunieron con la ONG Neighborhood Trust que ayuda a financiar a inmigrantes y sectores de bajos recursos.

El canciller, Héctor Timerman, participó de la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas. Otros, aprovecharon para pasear por el Central Park, tomar o comer algo por la zona y hacer algunas compras. Esta noche, la veintena de dirigentes que acompañó a la Presidenta en su periplo de una semana por Roma y Nueva York se volverá a subir al Tango 01 junto a Cristina para emprender el regreso a Bueno

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s