Chinito Monse.

 

Entró al banco como una persona más, pero no se trataba de un simple cliente. Armado con un cuchillo, el joven intentó asaltar la sucursal del sur de china, pero acabó enredado en la burocracia de los cajeros, que primero le ordenaron que hiciera cola como el resto de los clientes y después rechazaron su “petición” alegando falta de saldo.

Al típico grito de “estos es una asalto”, el ladrón ingresó a la entidad de la ciudad de Heyuan, de la provincia de Cantón, y se coló directamente a una de las cajas, protegida por una mampara de cristal.

El cajero, impertérrito, le pidió que respetara la cola e, insólitamente, el delincuente obedeció sin titubear. Los cajeros atendieron entonces a dos clientes que habían llegado al banco antes que el asaltante. Y cuando finalmente llegó su turno, les exigió 10.000 yuanes (unos 1.600 dólares, o 1.300 euros), que los funcionarios del banco se negaron a darle, alegando que en la cuenta del ladrón sólo había un yuan.

El hombre intentó entonces romper el cristal que protegía a los cajeros, golpeándolo con su cuchillo, pero tampoco consiguió nada, y se marchó a pie del banco, aunque poco después fue detenido por la policía.

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s