La Candelaria- Puno

 

Lunes 12 de enero del 2015 11:00

La fiesta que hace arder el sur: La Candelaria de Puno

De pronto estará allí, en medio de una de las calles de Puno, con decenas de personas que bailan caporales o saya, alegres al son de los caperos (músicos) y sus platillos y sus bombos, ellos revestidos con unos trajes de luces y ellas adornadas con su coquetería, todos coloridos como sólo en el Altiplano se puede estar, y sentirá que eso es el jolgorio y nada más. La algarabía en su máxima expresión. Es la Candelaria, donde —como dijo la escritora Alfonsina Barrionuevo— una legión de diablos fastuosos, de máscaras alucinantes y pedrerías principescas marchan en satánica tromba.

La festividad dura más de dos semanas (desde fines de enero hasta febrero), pero parece no tener fin. Más de 700 danzas con miles de personas que entrenan todo el año sólo para esa época, procesiones donde se mezclan el fervor católico (es la más grande celebración religiosa luego del Señor de Los Milagros) y la tradición andina, y alrededor de 30.000 turistas atraídos por esta celebración, reconocida hace poco por la Unesco como Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Desde fines de enero hay fiestas en las calles: los conjuntos —como los Caporales Centralistas, la Diablada de la Policía o la Morenada Laykakota—ensayan como si ya estuvieran en disputa. Del esfuerzo de esos días depende que ganen el concurso de trajes de luces y así se lleven muchos premios. El ritmo contagia a todos los barrios, pues en cada uno, desde Barrio Bellavista hasta Machallata, se arman jaranas andinas.

Este año el primer día de febrero empezará lo mejor. En el estadio Torres Belón —desde las siete de la mañana hasta que la noche arrase— los danzantes de las comunidades aledañas harán gala de su alegría en el Gran Concurso de Danzas Autóctonas. Hay operadores que ofrecen butacas preferenciales para disfrutar ese show, y el que se realizará el domingo 8, con la participación de los grupos mestizos.

Oficialmente, la celebración a la virgen pequeña y andina se iniciará en la iglesia San Juan Bautista, con una misa el 2 de febrero. De allí partirá la imagen hacia la catedral. Ese mismo día, en el Parque Pino y de la mano de las autoridades locales, se hará la tradicional quema de khapus (unas ramas secas).

Lo que seguirá después es vivir fiesta tras fiesta en la ciudad que consume más de un millón de cajas de cerveza al mes. Desde el 9 de febrero, los grupos que concursaron con ímpetu en el estadio, romperán y adornarán las pistas (la avenida Lima, en especial) con su espectacular comparsa, en un recorrido de casi cinco kilómetros (el Carnaval de Río en comparación a esto es apenas un paseo).

Pero no es todo lo que se puede hacer. Es indispensable que para cerrar su travesía, recorra el lago Titicaca hasta las islas flotantes de los Uros y Taquile. O visite el complejo arqueológico de Sillustani, donde hay chulpas de piedra .

This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s